Brighter than sunshine

¡Hola amiga!

En nombre de todas te quiero dar la bienvenida. ¡Que lindo tenerte como hermana! Poco a poco vamos a ir creciendo juntas y conociendo mucho más del amor de nuestro Papá. Quiero empezar por decirte algo tan bonito, que personalmente me ha marcado mucho y me llena TANTO de alegría que tengo la enorme necesidad de compartirlo contigo:

Mateo 5: 14-16
La luz del mundo
14 Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.
15 Tampoco se enciende una lámpara y se pone debajo de un cajón, sino sobre el candelero
para que alumbre a todos los que están en casa.
16 De la misma forma, que la luz de ustedes alumbre delante de todos, para que todos vean sus buenas obras y glorifiquen a su Padre, que está en los cielos.

WOW ¡Qué bonito que tengamos la oportunidad de ser luces! Por ninguna razón ocultemos esa llamita tan fuerte que se encuentra dentro de nosotras. Si me pongo a pensar, sin luz, no podríamos ver nada de nada. ¡Y qué afortunadas somos tú y yo de tener la mejor fuente de luz infinita que es Jesús! Acordémonos que este regalo que nos ha entregado es para que todos puedan ver el Dios que nos hizo luces, Quién está alumbrado esa lamparita y así sea Él glorificado. 

¡La luz atrae, la luz dibuja, la luz proyecta! La luz debe de reflejar que en nuestra vida, el hecho de tener una relación con Él, ha marcado una enorme diferencia. ¡Algo tan distinto!

Pero, creo que todas nos hemos preguntado, ¿y cómo demostramos esa luz? 
El amor y la luz vienen de la misma fuente, si demostramos que estamos viviendo una vida llena de amor, que las necesidades de otros están delante de nosotras, en donde yo no estoy primero, en donde tratamos de cumplir todas nuestras responsabilidades como hijas, en los detallitos y detallotes que podamos hacer y mostramos una lucha diaria, todas estas cosas van a hacer una GRAN diferencia, eso es lo que va a encender la velita dentro de nosotros, eso es lo que nos va a convertir en representantes de Él. Y es aquí donde podemos ver la identidad que tenemos en Jesús, en dónde debemos procurar amar TAN bien a Dios y a los demás, que otras personas se sientan atraídos a ese amor que solo proviene de Él, así como las plantitas son atraídas por el sol, de esta forma es como Jesús espera que seamos. Proyectemos esa luz tan fuerte, que nuestros ojos se dirijan directamente hacia ella.

¡Compartamos juntas esta luz tan linda y pura para que todos podamos disfrutar de esta alegría en nuestros corazoncitos!

Con amor, 
Margarita
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s